Pipa, porro, bong o ¿cómo?

Redacción: Mónica Esan

Redacción: Mónica Esan

Abortista, pacheca y feminista. Escritora creativa y poeta publicada en #Versas&Diversas. Gerente de contenidos para diversas marcas 420. Amante de la música y el tarot.

Mi debut pulmonar cannábico fue con un porro en casa de unos amigos hace ya varios, varios años. Ninguno de nosotros sabía armar, así que agarramos un cigarro, le quitamos el tabaco y con mucho cuidado le fuimos llenando de hierba. Cuando lo prendieron y me lo pasaron fue un total descubrimiento, me sentí relajada y con una risa que no podía parar. Fue una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida, especialmente porque lo hice con personas de confianza y en un lugar donde sentía que no podía pasarme nada malo.

Después de esa primera vez, me fui encontrando con diversos métodos de consumo. Pronto me di cuenta de que, esas cosas raras “hippies” que vendían a lado de los inciensos en el mercado de Portales, no eran más que pipas de metal, cristal, cerámica y madera, papeles de sabores y filtros. Todos destinados para el bien de la experiencia.

Fue ahí que compré mis primeras pipas de metal y de vidrio/cristal

La de metal era mi favorita porque era de color moradito y se podía esconder en cualquier bolsillo. Lo relativamente bueno de este tipo de pipa es que son más baratas que las de cristal y no se rompen tan fácilmente. Sin embargo, la gran desventaja con este tipo de pipas es que, porque son más baratas, no sabes realmente de qué tipo de metal están hechas, por lo que te podrías estar inhalando químicos dañinos provenientes del metal, cada vez que te das tus llegues, así que mejor pasar por largo esta opción por el bien de nuestros pulmoncitos.

Desde que me topé con ella, la pipa de vidrio o cristal permanece como una de mis favoritas. Hay tantos diseños y tamaños, variedades de tema (amo las que parecen una paleta o helado), colores y precio, que seguro encontrarás una que vaya de acuerdo con tu presupuesto y sea muy bonita. Las ventajas de este tipo de pipa son la diversidad de diseño, que la puedes limpiar fácilmente con ayuda de productos como Doña Mary , y son en su mayoría de pyrex, material que soporta las altas temperaturas para quemar tu flor sin residuos dañinos.

Sin embargo, la gran desventaja de las pipas, porros. bongs y otros métodos de combustión, es que fumar humo hace daño a tus pulmones. Cuando quemas la hierba mediante la combustión ejercida por un encendedor, lo que haces es que ingieres ese humo caliente que termina poco a poco afectando a tus pulmones. 

Otro de mis favoritos ha sido y es: el bong. El amigo que no puede faltar, el elegido cuando te quieres dar unos tanquesotes que te manden directito al sillón en calidad bulto. Existen de distintos tamaños y materiales: silicón, cerámica, vidrio, cristal, metal e incluso hay de bambú. Lo chingón de fumar de un bong es que el humo pasa por el agua, enfriando su temperatura y limpiando el humo que vas a inhalar. Podría sentirse como algo menos dañino pero la realidad es que quemar mediante combustión es la opción más dañina para tu cuerpo.

Por supuesto que el porro es lo que más me ha encantado fumar, siempre lo he visto como un acto de comunidad y cuidado. Le paso el porro a mis amigas en nuestras tardes de chicas cuando nos ponemos al corriente de la chisma. Le armo un porro a mi vecina con una mezcla de lavanda para tranquilizarla de su ansiedad. Me armo un porro cuando estoy trabajando desde casa y traigo unos cólicos DLV. Sin embargo, tuve que reconocer que, para una consumidora como yo, el porro o cualquier otro método de combustión, me podría generar problemas de salud pulmonar en algún punto de mi vida.

Fue así como me decidí a probar los cartuchos para vapear. Uno de mis mejores amigos me recomendó una marca por RRSS y cuando entré a su perfil, me enamoré del estilo que mostraban y la discreción del producto. Pronto descubrí que el método de vaporización mediante plumas/cartuchos evitaba la combustión con butano de mi encendedor. El punto más importante para considerar en el caso de los cartuchos es que son productos que pueden tener un método de extracción dañino o que no sepas exactamente el porcentaje de cannabinoides que está en tu producto. Cuidado en dónde compras, recuerda que en mercados negros y grises se llena de productos piratas o mal hechos. Nada mejor que tener un buen dealer y estar conciente de los pros y contras.

Los vaporizadores son hoy en día uno de los métodos inhalados menos dañino, ya que en lugar de combustionar con gas, el calentamiento de la flor se hace a través de una cámara de cerámica o resistencias que calienta la plantita o concentrados a la temperatura adecuada, logrando entregar un excelente sabor de tus terpenos, dosificando, dando mayor beneficio terapéutico de tus cannabinoides y es muy muy discreto, se ha visto en países regulados un uso alto en pacientes medicinales.

El día de hoy, a una década de ser consumidora habitual, no utilizo sólo un método de consumo. Los comestibles son mi otro nivel de disfrute. (Quién ha ido a la lagunilla y no ha comprado panqués voladores no ha vivido). La bendición de vivir en esta época es que te encuentras desde galletas, brownies, chocolates, bebidas, helados, botanas y paletas, hasta dulces de tamarindo tipo pelón que termina volándote la cabeza. Son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos. Un consejo de tía pacheca: pregunta por la cantidad de miligramos que tienen y vete suave, no te atasques. Yo también me comí dos brownies pensando que no me iban a pegar y terminé con la pálida en el sofá. Recuerda que cada método de consumo resulta en diferentes efectos y los tiempos de interacción con nuestro cuerpecito cambian.

Ahora no soy tanto de brownies sino más de gomitas, en especial las que son de CBD. Me como dos antes de dormir y duermo como un bebé.

Otro método de consumo que utilizo es la de gotero con alto porcentaje de THC para mis cólicos menstruales. Mi vida cambió cuando probé el aceite RSO (Rick Simpson Oil) a base de aceite de coco. Solía vivir con cólicos menstruales realmente incapacitantes hasta que me decidí a probar con estas sublinguales. Una de las grandes ventajas es que también vienen acompañadas de CBD y otros cannabinoides que ayudan a nivelar tus niveles hormonales, además de relajar el útero y cuerpo. La gran desventaja de este tipo de goteros es el precio y que deben de venir acompañados de una asesoría profesional para ayudarte a encontrar dosificación particular que necesita tu cuerpo. Es importante que cheques bien la información de producto.

Las tinturas son casi lo mismo que los goteros, la principal diferencia es que están hechos a base de alcohol. También vienen en frascos con un dropper y pueden venir mezclados con otros tipos de flores, como lavanda o flores de Bach. Siempre es importante preguntar sobre la información y dosificación de este tipo de productos.

Como tía pacheca amo fumar, y creo que parte del consumo responsable es informarme a mí misma y a mi comunidad, sobre los diferentes métodos de consumo que he podido experimentar y lo que mejor me ha funcionado. En lo personal, la vaporización herbal es mi predilecta: puedes regular la temperatura en la que deseas calentar las flores, no ingieres humo caliente, ya que las flores se calientan mediante la vaporización, y además puedes probar los diferentes terpenos de cada flor. La única desventaja es el precio, hay vaporizadores herbales desde los $1,500 pesos hasta los $7,000 y más.

Espero que esta guía te sirva para decidir lo mejor para ti, si tienes dudas no olvides escribirnos y con gusto te apoyaremos a tener una mejor gestión de nuestro consumo.

Fuentes de información:

https://stonerthings.com/glass-vs-metal-pipes/

https://www.leafly.com/learn/consume/smoke

https://www.insider.com/guides/health/how-to-smoke-weed

https://honestmarijuana.com/best-way-to-smoke-weed/

https://www.healthline.com/health/healthiest-way-to-smoke-weed#takeaway

No Comments

Post A Comment

error: Content is protected !!