Adiós Estigma

Redacción: Brenda Hernández

Redacción: Brenda Hernández

Enamorada de la universa, feminista en contínuo aprendizaje, madre cannábica y ser humano que busca evolucionar su conciencia de forma constante. Comunicóloga apasionada del marketing y fan #1 de la planta y la psicología social.

Durante los años prohibicionistas se ha planteado la idea de que ser consumidorx de marihuana es igual a ser huevonx, flojx, adictx o que asaltamos oxxos a la primer fumada, se pone en duda nuestra integridad como seres humanos, nuestro rol en la sociedad y se cree que si eres madre / padre entonces tus hijxs corrren el riesgo de vivir la peor pesadilla de sus vidas por el estigma, pero, ¿en qué momento se generaron estas ideas en nuestra sociedad??

Tristemente la prohibición de las drogas es un tema lleno de intereses económicos, políticos y racistas, y si no estás tan segurx de esto basta con ver la serie de Narcos en Netflix para darte cuenta porqué es tan relevante el mercado de la marihuana, pero bueno, así la vida, un día casual en los años 70’s, Nixon declaró la guerra contra las drogas transformando negativamente la vida de la sociedad Latinoamericana y BIPOC (Black, Indigenous, and people of color por sus siglas en inglés), se convirtió no solo en una guerra contra los derechos humanos y a la naturaleza misma, también se convirtió en una guerra racista cuando los malos eramos lxs latinxs y la gente de color que estábamos destruyendo la vida rosada de los estados unidos con nuestros actos de locura y pecado.

Estigma social

Reefer Madness Poster (1936)

Este discurso de odio lleno de estigmas, ha sido el precursor de la guerra de drogas en nuestro país, pues en México empeoró todo tras la declarada guerra contra el narcotráfico por nuestro ex presidente Felipe calderón en 2007, y no se ustedes, pero esta guerra fallida no ha traído más que muertes y encarcelados, y para tu saber, muchas de estas muertes han sido de gente inocente.

La cannabis es nuestro libre desarrollo de la personalidad, es nuestra medicina, y para muchas comunidades es una planta de poder que te lleva a la espiritualidad y es parte de sus usos y costumbres, ¿porqué satanizar la imagen de una planta?

Desde los años 30’s se comenzó con la propaganda negativa de quienes optaban por fumarse un pitillo de hierba para su placer o relajación, ejemplo perfecto es la película Reefer Madness, en donde se puede ver cómo la gente se vuelve loca e histérica tras inhalar un poco de humo verde, y no se digan las mujeres, de pronto se volvían locas por sexo y servían a los mandatos de los hombres, además de crear estereotipos racistas y clasistas, qué feo que después de 90 años se siga pensando en esto, ¿Cuándo se podrá evolucionar la conversación? ¿Cuándo haremos uso de la investigación y dejar atrás cuestiones morales sin fundamento?

Es difícil hacer cambiar de parecer a personas que crecieron con esto en mente, nuestrxs abuelxs y muchxs de nuestrxs madres y padres vivieron esta prohibición muy de cerca, nunca les enseñaron los usos terapéuticos de la planta o su potencial para sus usos industriales (pero qué tal la motita con alcohol para la reuma de las abues…), así que no te desesperes si no te sientes comprendidx, a estas alturas del partido lo mejor que podemos hacer es estar informadxs y consumir de forma responsable, nadie te va a decir huevonx por ponerte productivx verdad?

Hagamos lo que nos corresponde, y eso es actuar con responsabilidad y ser honestxs cuando vemos que nuestro consumo pudiese ser no tan responsable, recuerda que todxs somos diferentes, es sensato mencionar que la planta no es para todxs y existen riesgos así como con otras drogas legales.

Comparte:

No Comments

Post A Comment

error: Content is protected !!